La Abeja Egipcia
 
Historia de la Apiterapia
La Miel
El Propóleo
> El Polen
La Jalea Real
La Apitoxina
La Cera de Abejas
La Colmena
 








 
El Polen

La polinización es la función más importante y vital que las plantas realizan para fecundarse y reproducirse. Durante este proceso, sujeto a factores externos, el elemento masculino o polen, producido en las anteras de las flores, se conduce a los ovarios de las plantas femeninas. En su poder fecundante el polen generará nuevos frutos y semillas, y es el origen de sus poderes nutrientes.

Este fino polvillo, constituido por granos pequeños de forma y tamaño variables que las abejas extraen de las flores es uno de los energizantes más activos que se conocen. Diversos insectos, entre ellos las abejas, realizan un servicio vital para las plantas al tiempo que se alimentan del néctar, polinizando eficazmente en sus periódicas y metódicas visitas a las flores. Las abejas, por su tamaño y vellosidad pueden acumular gran cantidad de polen en su cuerpo y posteriormente dejarlo en contacto con el estigma floral en sus visitas a otras flores, facilitando así la fecundación.

Fue en 1793 cuando Cristian Conrado Sprengel descubrió que los insectos transportaban el polen de una flor a otra contribuyendo así a su fecundación, como tantas veces ha ocurrido. Al principio muchos hombres de ciencia no aceptaron como un hecho real que las virginales flores tuvieran sexo ayudadas por los inocentes insectos. Hubo que esperar sesenta años a que Darwin defendiera y avalara su teoría, abriéndose entonces un nuevo campo de investigación sobre el polen, la función de las abejas y su posterior incorporación a la dietética humana como alimento y productor de hormonas sexuales.

Ahora sabemos que, sin polen, las plantas, árboles y flores no podrían existir naturalmente, de igual modo que los seres humanos no existiríamos sin sexualidad. Y que aún nosotros, y la mayoría de los mamíferos y pájaros, dependemos del polen, debido a que la polinización - autónoma o cruzada - da origen a las semillas, frutos y verduras que son la base de la pirámide alimentaria de la naturaleza.

Las abejas especializadas en la recolección del polen reciben el nombre de pecoreadoras. Estas juntan parte del polen de las anteras y los transportan en sus cestillas de polen (corbículas) a la colmena para varios usos. El polen es, junto con la miel, el alimento de las abejas; la miel es un alimento energético de gran valor, apropiada para los altos requerimientos de energía necesarios para el vuelo y otras actividades en la vida de una abeja adulta. El polen aporta todos los nutrientes necesarios para el desarrollo de las abejas jóvenes por medio de proteínas, vitaminas y grasas.

Las abejas recolectan el polen normalmente de las mismas flores de las que recolectan el néctar y lo almacenan en la colmena en las mismas celdas que se construyen y se usan para el almacenamiento de miel. Cada celda con polen se conserva cubriéndola con una capa de miel.

Para recolectar polen, los apicultores colocan una rejilla a la entrada de la colmena con agujeros que permiten pasar a las abejas. pero no sin cierto esfuerzo: eso hace que pierdan algunos de los granos de polen que llevan en sus patas traseras, y que caigan en una bandeja especial de recolección. Cada gránulo de polen tiene el color especial propio de la flor de la cual fue recolectado.

El polen presenta la más increíble variedad de colores (más de 500 en las variedades de plantas estudiadas), y todos estos colores están sujetos a cambios en el tiempo, dependiendo de factores como el contenido mineral del néctar usado por las abejas para unir los microgranos con su lengua y patas en su vuelo de flor en flor: a más contenido en minerales más oscuro será el color. A mayor humedad ambiental, más claro será su color, y, a mayor exposición a los rayos del sol, menos color tiene el polen. Por otro lado la presencia de hongos oscurece el color.

Cada grano de polen debiera tener su propio color: si un cierto grano está manchado de otro color, eso puede significar que por exceso de humedad se juntan granos diferentes o que hay presencia de hongos.

Desde el punto de vista de la Apiterapia, se considera que un polen multicolor es mejor para el consumo general por personas sanas ya que un polen multicolor significa diversidad y, por lo tanto, ofrece nutrientes y propiedades más completas.

El olor del polen depende de su origen floral pero, en general, debe tener un aroma más o menos agradable y persistente, lo que demuestra grandes cantidades de com-ponentes volátiles. De igual modo, el sabor debe ser intenso. Es buena idea verificar con nuestros sentidos las características agradables de cualquier producto de las abejas porque la estimulación propia de nuestros sentidos activa áreas dormidas en nuestro cerebros y así se incrementan nuestros instintos alimenticios.

El polen recolectado por las abejas -o polen apícola- es el alimento más completo y valioso de la naturaleza. Una nutrición con polen permite a cualquier ser humano vivir más años y mejor que si se alimenta con productos lácteos, carnes, frutas, hortalizas, viandas y granos. En cada vuelo, una abeja lleva a la colmena hasta 15 mg. de polen en dos pelotas, siendo necesario más de 60.000 vuelos para llegar a un kilogramo de polen.

En el polen el contenido en agua oscila alrededor del 10 – 12% en el polen fresco y de un 4% en el polen seco, no debiendo exceder del 5% para que haya seguridad de una buena conservación a temperatura ambiente. La tercera parte de su contenido calórico (246 kcalorías / 100 gr.) la aportan los glúcidos, esencialmente glucosa y fructosa procedente del néctar que usan las abejas para dar forma a sus pelotas, aunque también hay otros oligosacáridos.

Las proteínas sencillas y complejas forman el 20 % del polen. El número total de pr-oteínas no enzimáticas asciende a cerca de cien. El polen, al igual que la jalea real, es uno de los productos naturales más ricos cualitativamente en aminoácidos. Contiene en abundancia prolina e hidroxiprolina, así como todos los aminoácidos esenciales y semi-esenciales.

La fracción proteica del polen contiene también una espectacular cantidad de enzimas y especialmente la amilasa, la invertasa, ciertas fosfatasas, transferasas, y una multitud de cofactores enzimáticos.

La concentración en proteínas depende de la especie vegetal y la variabilidad de la especie. La edad y la manipulación del polen son factores esenciales en la modificación de las proporciones del contenido en proteínas.

También contiene lípidos en cantidad muy variable - del 1% al 20% del peso en seco. Numerosos tipos de polen contienen carotenoides mientras que otros pólenes toman su color de los flavonoides de origen fenólico. Con frecuencia el polen contiene los dos tipos de pigmentos, pero si los carotenoides pueden estar ausentes, los flavonoides siempre están presentes. También se hayan presentes numerosos elementos minerales, sobre todo calcio, magnesio, hierro, manganeso, zinc y cobre.
En cuanto a vitaminas, hay que destacar la totalidad de las vitaminas del grupo B, la vitamina C y las vitaminas liposolubles: provitamina A, vitaminas D y E y principios antibióticos activos denominados genéricamente inhibinas. El polen no contiene propiamente vitamina A, pero sí muchos carotenos que el organismo transforma al llegar al nivel intestinal para producir la vitamina A.


Actividad Biológica

Cada grano de polen es un complejo concentrado de sustancias nutritivas siendo un gran factor de crecimiento, de equilibrio y energía. Es factor de revitalización, favorece la asimilación, anima el metabolismo, evita la fatiga, amplía la fuerza vital y las inmunidades naturales, prolongando la juventud.

Uno de los componentes más importantes del polen son las proteínas: un kilogramo de polen tienen tres veces más proteína que igual peso de carne de res.

La bebida de la inmortalidad de los antiguos dioses griegos, la ambrosía (mezcla de miel y polen), es una fuente de inagotable poder para el organismo humano. El polen está muy indicado en la dieta de los deportistas, solo o mezclado con miel. Es un excelente nutriente de la piel y se utiliza en muchas fórmulas cosméticas.


Consejos para tomar el polen

El polen se consume en estado natural masticándolo bien antes de tragarlo para abrir su corteza exterior, que resultaría demasiado indigesta o bien disuelto en líquido o preferiblemente en yogur, y se puede mezclar con miel o confitura.

Especialmente delicioso resulta el polen fresco, aunque es difícil de conseguir y se debe conservar en congelador. Recientemente ha salido al mercado un compuesto en gotas de polen abierto que facilita mucho su ingestión a aquellos con problemas para tomarlo.

El momento más favorable para tomar el polen es por la mañana en ayunas, antes del desayuno, aunque al principio puede ser recomendable tomarlo en medio de las comidas hasta acostumbrar al organismo. La dosis normal en adultos es unos 20 gr. por día y de 7 gr. por día para niños, teniendo en cuenta que una cucharada de café colmada contiene 8 gr. de polen y una cucharada de sopa 24 gr.


El Pan de Abejas

Es el polen que éstas procesan en sus colmenas. Tiene una composición diferente al polen de abejas y al polen floral: se forma con los granos de polen que recolectan las pecoreadoras almacenados en celdas, tras la agregación que se produce de una pequeña capa de miel y secreciones glandulares a la masa de polen almacenado.

El polen almacenado es sometido a una serie de cambios bioquímicos que podrían ser responsables del aumento de la estabilización del producto y podrían inducir cambios químicos que aumentasen los valores de digestibilidad y nutrición de las abejas. Los gránulos de polen son un alimento vegetal vivo y en la colmena generalmente existe una humedad ambiental y una temperatura altas, ambos favorables para que esos millones de granos de polen puedan germinar y por ende, destruir la estructura del panal.

Los granos de polen tienen una sólida capa externa demasiado dura para poder digerirse tal cual, pero, con el proceso especial que tiene lugar en los panales, el alimento se vuelve fácilmente digerible incluso para las larvas.

Por último, las abejas tienden a mezclar distintos tipos de polen en cada celda (generalmente de distintos colores). De esta forma garantizan un alimento variado y lo más completo posible para todos los miembros de la colmena, ya que diferentes tipos de polen tienen diferentes composiciones y efectos relacionados con su dieta.
El pan de abejas es un producto natural con propiedades más integrales que el polen.

Notas tomadas de diversas fuentes:
Curso de Apiterapia del Dr. Stefan Stangaciu,
"Honey from flower to table" by Stephanie Rosenbaum
CD rom La medicina por las abejas, tratado de Apiterapia por Apimondia
Propóleo y demás productos de la colmena. Pedro Crea.


Imprimir páginaImprimir página

 
 
Contacto   |  Profesionales