La Abeja Egipcia
 
Historia de la Apiterapia
La Miel
> El Propóleo
El Polen
La Jalea Real
La Apitoxina
La Cera de Abejas
La Colmena
 








 
El Propóleo

La yemas y las puntas de las ramas ofrecen a las abejas la mejor fuente de resinas, bálsamos, bioflavonoides, minerales y muchas otras sustancias útiles, junto con sustancias resinosas y balsámicas que secretan las plantas en respuesta a heridas sufridas en su corteza. Las abejas recolectan estas sustancias para producir el propóleo que viene a ser un material resinoso de color pardo rojizo, amarillo verdoso o café negruzco y que contiene fundamentalmente cera y aceites esenciales.

Es una sustancia muy compleja, soluble en alcohol y en ciertos solventes. Su consistencia y estructura varían de a cuerdo a la temperatura siendo duro y quebradizo a 0-15° (más cuando envejece), suave y maleable alrededor de 30° y pegajoso según aumenta la temperatura hasta alcanzar su punto de fusión a 62-70°.

El propóleo se comporta como una masilla moldeable o un barniz que las abejas usan en la colmena para varios propósitos. Lo esparcen en el interior de su nido usándolo como material de construcción para ajustar el tamaño de aberturas (restringen el acceso en invierno) o crear obstáculos que impidan ese acceso a los enemigos o como una capa física para reforzar los componentes estructurales en el interior de la colmena y barnizar su interior con fines desinfectantes: después que una abeja emerge, las otras abejas barnizan con propóleo la celda de cría esterilizándola para el próximo ocupante, de igual modo lo usan para embalsamar los cadáveres de los enemigos que se hayan introducido en la colmena y sean demasiado pesados para ser desalojados, ya que el propóleo evita la descomposición de esos cadáveres dentro de la colmena.

El propóleo no es un accidente de la naturaleza, sino que es un agente protector desarrollado por los árboles durante milenios. Cuando la abeja encuentra el propóleo en una yema, trata de desprenderlo valiéndose de sus mandíbulas y su primer par de patas. Esta labor es muy dura, pero se ayudan con la secreción de sus glándulas mandibulares que permite ablandarlo. Luego lo trituran con sus mandíbulas y con una de las patas del segundo par lo introducen en la cestilla de la pata posterior del mismo lado; esta operación lo pueden hacer mientras permanecen en la yema o en pleno vuelo. En llenar las dos cestillas tardan de 15 minutos a una hora, dependiendo de la temperatura ambiente e incluso pueden necesitar ir a la colmena a tomar alimentos entre medias.

Las abejas recolectoras de propóleo nunca depositan sus propias cargas: o bien las transfieren directamente a otra abeja en el lugar de la colmena en que se necesita, o proceden a descargar en la piquera o puerta de la colmena. Otras abejas obreras tomarán algunas partículas de la sustancia y las colocarán en el lugar deseado, comprimiéndolas y agregando cera.

Una colmena puede producir entre 150 y 300 gr. al año, siendo el otoño el periodo más activo. El apicultor puede recolectar la cantidad sobrante o bien disponer unas rejillas especiales que estimulan el comportamiento de las abejas a cerrar las aberturas. La demanda de propóleo está llevando a muchos apicultores a aumentar la producción de sus colmenas. El propóleo es un producto muy valioso y por ello es importante obtenerlo de colmenas sanas y fuertes, que no estén en lugares donde las abejas hayan sido tratadas con medicamentos, donde existan resinas minerales como alquitrán, asfalto, etc. o donde exista radioactividad.


Composición del propóleo


La composición varía con las diferentes regiones geográficas y climáticas; pero, sobre todo, según las fuentes vegetales.

En el propóleo hay más de 300 sustancias identificadas: flavonas, flavonoles, flavononas, dihidroflavononas, derivados del alcohol benzílico, benzaldehído y ácido benzoico, derivados del alcohol cinámico, cumarinas, triglicéridos fenólicos, otros elementos aromáticos, un monoterpeno, hexaterpenos, triterpenos, esteroles, una gran cantidad de ácidos grasos, carbohidratos, polisacáridos, vitaminas y otros compuestos. Los compuestos fenólicos constituyen más del 50% de su peso total.
A diferencia de los otros productos del panal, el propóleo no contiene lípidos, prótidos, sustancias hormonales, albúminas ni ácidos nucleicos, pero sí se detecta una variada gama de sustancias minerales y oligoelementos en gran proporción.
A pesar de los avances tecnológicos y teóricos en los análisis químicos aún permanece la incógnita sobre varias sustancias que hasta hoy no han podido determinarse, y ello tanto en el propóleo que ahora nos ocupa como en la jalea real.


Usos del propóleo

Las plantas segregan las resinas que originan el propóleos para proteger sus heridas temporales de que otros sistemas vegetales puedan crecer en ellas y para adormecer sus yemas o brotes hasta el momento oportuno para el crecimiento.
Las abejas lo utilizan igualmente para proteger su colmena de las agresiones exteriores. Tradicionalmente los hombres han utilizado el propóleo en diversas recetas y remedios, para el tratamiento de enfermedades infecciosas, la curación de heridas, alergias y en diversos preparados de belleza.

Hoy en día consideramos al propóleo un preparado dietético y un ingrediente cosmético y en ningún caso puede sustituir a la visita a un médico o naturista cualificado.


Preparados, conservación y dosis del propóleo

Existen numerosos preparados a base de propóleo, tanto para uso interno en forma líquida: extractos, tinturas y jarabes, semi-líquida como las mezclas de propóleo con miel y sóidas: propóleo puro para masticar, tabletas, cápsulas, pastas de diente, etc. como para uso externo en forma de gotas, cremas, bálsamos, lápices labiales, ungüentos, lociones, jabones, etc.La mejor dosificación y ritmo para administrar las distintas modalidades arriba mencionadas es la que establece el apiterapista o naturista, y varía según la estructura de la persona, etc.

Si no se ha tomado nunca propóleo conviene empezar por dosis muy bajas, e ir aumentándola progresivamente, lo que permitirá detectar una posible alergia. El uso del propóleo siempre será más eficaz si se usan varios vehículos, como mezclar tintura con miel, tomar cápsulas, cremas, etc. de forma que no sólo penetre a través de la boca, sino también de la piel.

También se puede alternar el uso de extractos de alcohol, agua o resinas a fin de estar seguro de poder activar la mayor parte de los componentes activos y útiles del propóleo.

En los productos comerciales es importante comprobar la cantidad de propóleo activo, así como la fecha de expiración de dichos productos. El propóleos debe almacenarse en un lugar fresco y oscuro, especialmente las soluciones y / o las preparaciones.

Para su conservación debe protegerse de la luz y el calor, preferiblemente en envases herméticos.

El propóleos es un producto muy complejo, aunque prácticamente inocuo, y no produce efectos secundarios. Aun así no debe ingerirse indiscriminadamente.


Notas tomadas de diversas fuentes:
Curso de Apiterapia del Dr. Stefan Stangaciu,
"Honey from flower to table" by Stephanie Rosenbaum
CD rom La medicina por las abejas, tratado de Apiterapia por Apimondia
Propóleo y demás productos de la colmena. Pedro Crea.



Imprimir páginaImprimir página
 
 
Contacto   |  Profesionales